Periódico de alumnas de 2ºC-A de Grado de Educación Infantil

Archivo para la Categoría "LA BOTICA DE ALMUDENA"

¿Cómo hacer jabón casero igual que nuestras abuelitas?

¡¡Hola de nuevo chicos/as!!

Os voy a explicar cómo hacer jabón casero de una manera sencilla y rápida.

Para hacerlo necesitaremos:

–          Un recipiente de barro, metal o cristal.

–          Una cuchara de madera.

–          3 litros de agua.

–          3 litros de aceite (usado de freír).

–          500 gramos de sosa caústica.

Elaboración:

Primero, echamos en nuestro recipiente la sosa caústica y el agua. Para ello, debemos de tener cuidado con la sosa caústica, ya que puede quemarnos la piel.

A continuación, añadimos el aceite, mientras que mezclamos con la cuchara de madera durante 1h aproximadamente, hasta que obtengamos una pasta espesa blanquecina.

Después, la dejamos reposar un par de días y ya tenemos jabón hecho por nuestras propias manos. Así, podemos recordar a nuestras abuelas que lo hacían en sus tiempos.

Si preferís el jabón aromático, podéis echarle aceites esenciales de limón, fresa, etc.; y si lo queréis de color más blanco, añadirle un producto blanqueante (chorrito de añil).

 

 

 

 

 

 

 

Aquí os dejo un vídeo explicativo que os puede resolver alguna duda:

http://www.youtube.com/watch?v=Fz5kd6NbZdM&feature=player_embedded#!

 

 

BELLEZA NATURAL

Muchos productos de belleza y de higiene personal son elaborados con productos químicos que pueden causar alergias, erupciones y otros tipos de trastornos en el organismo. 

Muchas personas, especialmente las que tienen una piel muy sensible, optan por hacer sus propios cosméticos con elementos que pueden encontrar incluso en sus cocinas.

En este sentido, os presento una serie de frutas, verduras y de aceites que pueden ser usados para elaborar cosméticos caseros y naturales.

Aceite de baobab: Rico en aminoácidos, ácidos grasos y vitaminas (sobre todo alfa y beta carotenos).  Se puede usar como hidratante natural, ya que devuelve a la epidermis de la cara, cuerpo y escote su elasticidad.  También puede ser usado para aclarar las manchas de la piel y las estrías.

Aceite de jojoba: Puede ser usado como humectante facial, acondicionador de piel seca, aceite de baño, loción de afeitado, loción de manos, desmaquillante, para antes y después de tomar el sol y como aceite de masaje.

Albaricoque: Debido a su alto contenido de vitamina A y de hierro vegetal, se puede utilizar en mascarillas para el cuidado de la piel.  Su aceite es efectivo en el tratamiento de las estrías y las arrugas.

Almendra: Contiene proteína para reconstruir la piel, el cabello y las uñas.  Se puede usar como loción facial, ya que alisa y cuida la piel seca.  Se puede colocar gotitas de aceite de almendra para endurecer las uñas.

Áloe vera: Contiene sustancias con propiedades emolientes y curativas que renuevan la piel.  Por ello, se puede usar el gel transparente que contiene sus hojas y aplicarlo directamente sobre la piel para reducir las arrugas.

Avellano: Sus hojas se usan con fines estéticos debido a sus propiedades astringentes y tonificantes.

Arcilla: Se usa, especialmente la arcilla blanca, en baños depurativos y mascarillas faciales, en tratamientos para los senos, para cerrar los poros y para endurecer la piel flácida. La arcilla finamente molida también sirve para limpiarse los dientes. Se puede perfumar con poleo o alguna otra hierba aromática.

Arroz. Los granos secos y reducidos a polvo se utilizan como polvos faciales.

Avena: Debido a que la avena es muy nutritiva para la piel, se puede usar como limpiador facial, mascarilla o gel.   Igualmente, puede emplearse como exfoliante al ayudar a desprender suavemente las capas de células muertas y contribuye a la renovación de los tejidos.

Azúcar: Se emplea frecuentemente como un exfoliante en conjunto con el limón.  Igualmente, se puede usar para cremas limpiadoras para la cara y las manos.

Calabaza: Al ser rico en contenido de caroteno (provitamina A) y minerales, es usado, como puré, para cubrir las áreas con quemaduras de sol y combate, también, los problemas de la piel (soriasis, urticarias, dermatitis, etc.).

Cebada: La cebada es usada para desinflamar los ojos y la piel en general.

Coco: Con el coco se puede elaborar un excelente acondicionador para el cabello seco, lociones bronceadoras y ungüentos para labios.  Se puede confeccionar jabones y cremas hidratantes caseros para la piel seca, ya que ayuda a combatir arrugas e imperfecciones de piel.

Fresa  Se pueden elaborar un exfoliante de fresa con sólo pasar un par de ellas sobre el rostro. Es, igualmente, eficaz en caso de quemaduras solares y para la limpieza de la boca.  Si se tiene acné, se puede usar un puré de fresas y colocarlo sobre las áreas afectadas.

Hojas de nogal: El resultante de cocerlas durante diez minutos (un puñado en medio litro de agua) es un excelente desodorante, que se aplica a diario en las axilas con ayuda de una compresa empapada. Se conserva en la nevera.

Huevo: Se puede elaborar un champú con una o dos yemas de huevo diluidas con un poco de agua tibia. Esta mezcla se aplica al cabello, se frota y se deja reposar unos minutos antes de aclararlo.

Limón: Tiene propiedades astringentes y antisépticas.  Es un magnífico quitamanchas para limpiar las manos y el cabello, así como las de los dientes (frotándolos con la corteza y aclarándolos después).  Sirve también como laca natural. Desinfecta y cierra los poros. 

Manzana: Tiene propiedades refrescantes, fortalecedoras y antiarrugas. Rejuvenece los tejidos. Se cuece, se centrifuga y se aplica con un pincel sobre la piel a modo de mascarilla o emplasto.

Melocotón: El zumo se usa como hidratante para las pieles cansadas.

Melón: El melón fresco aplicado sobre el rostro lubrica la piel seca.

Miel: Se considera un ingrediente esencial para los cuidados básicos de la piel. Se mezcla con yogur o huevo para nutrir, hidratar y calmar.

Naranja: El agua de la flor del naranjo hidrata la piel, la naranja contiene vitaminas A, B y C, además de fósforo, y tiene propiedades limpiadoras y refrescantes.

Patata: Cocida y machacada sirve para hidratar las pieles secas e irritadas. Se aplica como mascarilla. El agua donde se coce este tubérculo puede utilizarse para hidratar las manos sumergiendo éstas en ella durante un cuarto de hora.

Papaya: La pulpa se usa en la preparación de diferentes mascarillas faciales exfoliante para eliminar células muertas.

Piña americana: Se emplea en compresas frías en las zonas afectadas por celulitis. El zumo de piña se utiliza para combatir el acné al aplicarse, mediante una bolita de algodón, sobre los granos.

Pomelo: Las flores son utilizadas para preparar aguas de colonia y lociones para la piel, champús y leches limpiadoras.

Sal gorda: Es un magnífico exfoliante, además de astringente y antiséptico. Se mezcla con aceite de oliva para que se deslice suavemente. Este preparado hidrata la piel y previene el envejecimiento cutáneo.

Tomate: Uso popular para limpieza corporal. Purifica y tensa la epidermis.

Yogur: Sirve como crema hidratante y para exfoliar y limpiar el cutis.

Espero que lo probéis, os aseguro que el yogurt que he utilizado más de una vez, funciona; ¿Os atrevéis a estar divinos/as?

REMEDIOS NATURALES

Desde siglos anteriores se han utilizado remedios sacados de la naturaleza de todos los tipos para realizar curas, evitar resfriados, dolores de cabeza, abastecerse en el campo etc…

Éstos han sido manejados por nuestros abuelos/ as e incluso llevados a la comercialización en las llamadas Boticas, herbolarios y demás establecimientos.

La duda que se plantea es: ¿Por qué ya tan pocas personas de nuestra generación conocen la utilización de los mismos?

Hay tanta variedad que podemos encontrar desde remedios afrodisíacos hasta remedios para heridas, bronquitis y demás problemas de salud.

Creemos que al verlos en una tienda de belleza, en la que el bote de aloe vera te sale a 20 euros; estaremos mas guapos/as, nos quitarán edad y nuestras relaciones con los otros serán más propicias.

En cambio, nunca nos dará por plantar nosotros mismos aloe vera, cultivarlo y echárnoslo por la piel. Si pensáramos el dinero que nos ahorramos, aprendiéramos a utilizar las plantas y disfrutáramos de ello quizá sabríamos que lo natural es de la tierra no de un laboratorio.

En conclusión, la generación tan colapsada de publicidad, de estrés y de marcas multimillonarias hacen que confundamos lo realmente importante que nos han ido transmitiendo décadas de sabiduría; olvidamos lo natural.

 

Nube de etiquetas