Periódico de alumnas de 2ºC-A de Grado de Educación Infantil

El año pasado, en la asignatura de Sociología de la Educación, vimos un vídeo en el que se explicaba con detalle las características del sistema educativo en Japón. La verdad es que me pareció muy interesante ya que pudimos conocer cómo cambia la educación dependiendo de los principios y costumbres de cada cultura.

Aquí os dejo el vídeo (dividido en cuatro partes) para que le echéis un vistazo:

Como podemos comprobar, el principal y único objetivo de la educación japonesa es el éxito. Por ello los niños se ven sometidos desde edades muy tempranas a un sistema con un alto nivel de exigencias que pretende convertirlos en los mejores en todos los ámbitos.

Esto crea un clima de competitividad entre los alumnos. Todos luchan por ser los mejores y por alcanzar el triunfo y se dejan en el olvido valores tan importantes como la cooperación, la solidaridad o el trabajo en equipo.

También podemos observar que el sistema educativo japonés pretende hacer seres perfectos e iguales, sin haber sitio para las diferencias individuales. A todos se les educa del mismo modo, sin respetar la diversidad en cuanto a ritmos de aprendizaje, por ejemplo. El que no es capaz de llegar a un cierto nivel cognitivo es excluido del resto del grupo y ridiculizado, provocando en él un gran sentimiento de inferioridad.

Este sistema sólo beneficia a unos pocos: a los que logran adaptarse a los altos niveles de exigencia y a los que tienen  más facilidad a la hora de estudiar.

Sin embargo va dejando atrás paulatinamente a muchísimas personas que no han sido capaces de adaptarse a la dureza del sistema, siendo discriminados tanto por compañeros como por maestros, los cuales no han sabido atender sus necesidades individuales.

Por eso creo que, aunque Japón sea uno de los países que encabezan el informe PISA, la concepción que tiene sobre la educación y la persona no es  adecuada. Usan un método demasiado duro y disciplinario.

El objetivo prioritario de la educación ha de ser contribuir al desarrollo personal del individuo, dotarle de libertad, responsabilidad y desarrollar su pensamiento crítico y autónomo. En definitiva: la educación debe concebir a la persona como un ser que aspira a la felicidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: