Periódico de alumnas de 2ºC-A de Grado de Educación Infantil

He realizado una entrevista a una joven nacida en Pakistán y ello, ha hecho que reflexione sobre el tema del interculturalismo.

Antes de mudarse a España, vivió unos años en Portugal. También tiene familia en Alemania, por lo que ha recorrido diferentes países.

Hay personas que ven el velo como algo para pasar desapercibidas y ocultarse de la realidad. Sin embargo, solo mirando a esta joven a los ojos, vemos que eso no es así. Tiene bien claras las respuestas y habla sin dudar. Si un ciego tuviera una larga conversación con ella, la describiría con adjetivos como habladora, inteligente, audaz, emprendedora, peculiar, sociable… Sin embargo, los que recurrimos a nuestra vista para ver a las personas, podemos llegar a pensar cómo una chica de un país donde hay represión puede llegar a ser y pensar así. A las personas que les ocurre esto, en parte es por lo que he dicho antes, porque miran con los ojos en lugar de mirar a través de ellos. Porque cuando se dejan llevar por lo que ven, se les olvida que hay más sentidos con los que conocer a una persona. Puesto que aunque a la vista seamos diferentes, al tacto, oído, etc. somos exactamente iguales. Pero es que si vamos más allá, vemos que a la vista todo el mundo es diferente. Como bien nos dijo ella, si hay gente que viste en relación al estilo musical que le gusta, ¿por qué ella no va a poder vestir en relación a lo que cree? Tenemos demasiados estereotipos en la cabeza. La moda influye mucho, ya que si vemos a alguien que no está a la última, decimos que está pasado de moda. ¿No podemos vestir cada uno como nos gusta o en relación a lo que creemos sin que nos influencien las modas o lo que digan los demás?

También debemos decir, que muchas personas hablan siempre en relación a los prejuicios que tienen. Aquí tienen mucho que ver los medios de comunicación, puesto que nos solemos creer que todo lo que vemos es la realidad y que no hay nada más allá de ello. Sin embargo, deberíamos aprender a ser críticos con lo que nos dicen, y no quedarnos con lo primero, ya que debemos de comparar información. Así, yo me sorprendí cuando esta chica me dijo que las mujeres de las telenovelas de su país van en vaqueros y, que allí, no todas las mujeres llevan velo.

Otra información que me resultó interesante fue que hace unos años, fue elegida una mujer, Fahmida Mirza, para ser presidenta del Parlamento de Pakistán. ¿No solemos decir que en estos países tienen a la mujer como inferior y que no tiene los mismos derechos que el hombre? Este es un claro ejemplo de que no es así. Habrá casos particulares en que sí, pero no todo es tan radical como pensamos.

Ante la pregunta de que si ella pensaba que en su país el hombre obliga a la mujer a ponerse el burka, me respondió algo muy interesante y lógico, a su vez. Y es que claro que puede haber allí hombres que impongan a sus mujeres que lleven el burka, al igual que aquí hay hombres que obligan a sus mujeres a que no se pongan escotes o minifaldas. Esto es algo característico de la persona, no de la cultura, aunque ésta pueda influir en ciertos casos.

Por otro lado, mientras realizaba la entrevista me di cuenta de una cosa. Y es que yo siempre le estaba preguntando a ella porqué lleva velo, etc. Pero ella en ningún momento me preguntó a mí porqué llevaba una trenza, o esas pulseras u otras cosas relacionadas con mi vestimenta. Y es que, a veces, con el mismo hecho de preguntar, ya estamos creando nosotros mismos la diferencia. A mi parecer, esta diferencia es algo que siempre va a estar ahí, ya que todos somos diversos, nadie es igual y todos somos diferentes. Pero cuando digo todos, es todo el mundo, ya sea comparándome a mí con mi padre, o con cualquier chino o mujer de oriente. Por ello, en primer lugar, para conseguir que a partir de las nuevas generaciones haya más tolerancia entre todos y nos veamos simplemente como personas, debemos de pensarlo y asimilarlo los ya adultos, puesto que nosotros somos los que enseñamos a los niños. Y si nosotros no lo creemos, ¿cómo lo van a hacer ellos, que se dejan llevar y nos imitan a nosotros?

Por último, concluiremos este apartado con una de las preguntas que le hice a la joven, y que espero que dé en qué pensar:

Pregunta. ¿Tapar tu rostro no es negar tu personalidad?

Respuesta. No. Es reafirmar la personalidad, no negarla.

Anuncios

Comentarios en: "¿QUÉ SIENTE UNA JOVEN PAKISTANÍ EN ESPAÑA?" (2)

  1. “Porque cuando se dejan llevar por lo que ven, se les olvida que hay más sentidos con los que conocer a una persona”. Desgraciadamente, hoy en día, eso se está convirtiendo casi en un tópico. Se le olvida demasiada gente, que tiende a tachar a x persona de tal cosa.
    Estoy totalmente de acuerdo con que creamos nosotros mismos la diferencia. Todo deriva de la actitud superficialista de la sociedad, de que se nos olvida que lo esencial escapa a los ojos. Hay que esperar a conocer más a alguien antes de juzgar. Y recordar que todos, independientemente de cómo sea la cultura, somos libres.

  2. Muy buena reflexión María. Tenemos la mala costumbre de juzgar a las personas antes de conocerlas, antes de conocer su historia y nos dejamos guiar en muchas ocasiones sólo por las apariencias…
    Sin embargo, como dice Antoine de Saint-Exupéry en El Principito “solo se ve bien con el corazón, lo esencial es invisible a los ojos.” 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: